domingo, 18 de diciembre de 2011

Criticas cinéfilas (LXXII): Harry Potter y las reliquias de la muerte (Parte II)


Director: David Yates
Año: 2011
NOTA: 6

[Algún spoiler - Ojo]

Aquí está el adiós cinéfilo al que hacía referencia en la entrada anterior. Hay que decirle adiós a Harry Potter y a todos los que con él se han relacionado en esta larga andadura cinéfila. Yo le digo adiós de manera amarga, síntoma inequívoco de lo que me ha parecido esta última película, ni más ni menos que un cierre particularmente frio y mejorable a todas luces.

Y es una pena porque la primera parte resulta mucho más interesante e incisiva que su continuación que no es más que una sucesión de eventos precipitados que irremediablemente se suceden de manera atropellada por un montaje para olvidar. Por suerte, y es lo que me atrevería a decir que la salva un poco, la película tiene su ritmo y más o menos se disfruta pero tiene demasiados lastres detrás.

El primero de todos ellos es el más evidente, el del argumento. Al ser una misma historia separada en dos partes y contar todo el argumento en la primera de ellas la segunda queda huérfana y deja poco margen a la sorpresa del espectador. Evidentemente se narran cosas importantes pero totalmente previsibles antes los ojos de cualquier avezado en temas de literatura fantástica. Por ejemplo, lo de los horrocruxes parte de entrada sin grandes alicientes salvo el de saber cuáles son. El posterior desarrollo es mucho más olvidable.

El segundo es el montaje. Se podrían decir muchas cosas pero podríamos resumirlo en que es lo peor de la película para ahorrarnos más calificativos. Muy torpe y pensando para cuartar la intensidad de algunos momentos de la película. Si hemos de suponer que estamos ante una batalla decisiva nárrala como tal y no la evites. Yates, muy a mi pesar, coge la batalla de Hogwarts cruda y sin paliativos y decide prescindir de ella para enseñarnos a posteriori a gente herida y ver las consecuencias. No hombre no, no me enseñe usted cadáveres y muéstreme qué ha pasado y que decisiones han tenido que tomar esas gentes ante el peor momento de sus vidas. Y luego encontronazo con Bellatrix y adiós batalla. Horrocruxes – salto – Snape – Salto – Gringotts – Salto – Horrocruxes – Draco por ahí – Salto – McGonagall por ahí – Salto – Batalla – Salto – Horrocruxes – Salto – Flashback – Salto… y así hasta el final. Y a todo esto nadie me explica de donde salen esos cambios de aptitud de un Neville que por momentos me ha parecido un desconocido.

El tercero es la música. Adoro a Desplat y suelo apreciar casi siempre sus partituras pero aquí está muy desaparecido. No acompaña ni en los grandes momentos tirando de temas refritos que ya nos sabemos de memoria. Sólo en los primeros segundos vemos un poco de la genialidad del autor cuando se enfoca a la escuela y a un Snape pensativo.

La cara que se te queda al final

Cuarto. Probablemente sea un efecto secundario de todo lo demás pero las interpretaciones me han parecido muy olvidables. Por lo general siempre ha habido actores que han tirado del carro de esta saga, especialmente sus secundarios, pero aquí no hay nadie con actuación memorable. Seguramente Alan Rickman o Ralph Fiennes podrían haber tenido algo que decir pero quedan tan sepultados por la falta de intensidad que se transmite a sus roles. Algo parecido ocurre con Emma Watson o Rupert Grint que siempre esperas que tiren algo del carro y están a verlas venir. Muy decepcionante.

A su favor tiene todo los apartados técnicos que rozan un gran nivel destacando especialmente el de la fotografía/ambientación.

Total, un final que con un buen montaje y más intensidad podría haber sido la película sentimental que debería haber sido. Al final es lo contrario, un mero trámite porque lo mejor ya venía en su primera parte. Me sabe mal decirlo pero esperaba algo más. Menos mal que algún día me resarciré con los libros. Hasta otra, señor Potter.

Salu2!

PD: Y ese salto temporal final que cutre también…

2 comentarios:

Yer_Soul dijo...

A mi me ha gustado mas esta segunda parte, quiza por el dinamismo, quiza por la espectacularidad...

Xesu dijo...

A mí al contrario, me gustó más la primera porque le veo más ritmo y la sensación de amenaza me pareció incluso mejor que lo que se ve en esta. Algún día las veré las dos juntas a ver si el resultado final me parece mejor xD

Salu2! ;)