domingo, 2 de mayo de 2010

Criticas cinéfilas (LIII): Trilogía Bourne


Director: Paul Greengrass
Año: 2002/2004/2007
NOTA: 8,5


Ya era hora que hiciera la reseña de esta trilogía o como la voy a llamar a partir de ahora mismo: la trilogía de infarto. Me cuesta creer como he tardado tanto en comprarme la trilogía de Bourne teniendo en cuenta que la primera parte me gustó lo suficiente como para esperar con ganas las dos partes que vendrían después. Raro que es uno, supongo. El caso es que he podido sacar tiempo suficiente y me he tragado las tres partes y estoy tan exaltado que parece que me hayan metido por vena un tanque de café que me impide parar quieto un instante. Semejantes sensaciones que uno experimenta cuando acaba de ver una película (en este caso varias) es por lo que el cine se inventó, para transmitirle al espectador algo con lo que sea capaz de abstraerse de lo que le rodea. Y amigos y amigas, siguiendo esta definición la trilogía Bourne es puro cine, concretamente, el mejor cine de acción que seguramente hayamos visto en los últimos años. Porque si nos ponemos a buscar adjetivos que la describan solo podremos encontrar sinónimos de intensidad arrolladora y frenetismo y eso es algo que como espectador siempre he agradecido y más cuando a muchos realizadores a veces se les olvida los ritmos y tempos de lo que nos quieren contar. Por suerte Bourne funciona al milímetro consiguiendo una narración con la fluidez que precisa una propuesta de estas características.

La historia narra la búsqueda de una identidad perdida, la de Jason Bourne, el cual mediante breves recuerdos deberá ir uniendo las piezas de su propia vida para saber quién es aunque eso signifique enfrentarse a enemigos de mucho calado y porque no decirlo, a la sombra de su propio pasado. Leyendo alguna que otra crítica muchos insistían que lo peor del guion era su incipiente previsibilidad y su decepcionante y tópico final. Yo lo suscribo a medias. Creo que si algún pero tiene esta saga es que su historia es demasiado autocomplaciente y no se arriesga en buscar nuevos argumentos pero extrañamente creo que Tony Gilroy cuando se puso a escribir el guion ya sabía que la historia no necesitaba más porque iba a estar dispuesta en favor del ritmo que le ha querido imprimir Greengrass. El objetivo no era otro que la acción, el suspense y el pasar un rato de pura ansiedad en la que es desde ya uno de los mejores productos de espionaje que he tenido el placer de ver. Además, me parece que esa austeridad y pocos riesgos que asume el guion no son tan perjudiciales porque en el fondo le da un toque más realista consiguiendo unos personajes con rol predefinido y una lógica accion-reaccion en los diferentes acontecimientos que se suceden. Los más desencantados tal vez buscaran algo más manido y pretencioso a lo James Bond pero esta saga se planificó por otros derroteros.

El reparto es realmente bueno. Matt Damon se mete en la piel de Jason Bourne y consigue imprimirle el carácter necesario al personaje. Frio, calculador y explosivo cuando la situación lo requiere. Y luego tenemos una larga lista de caras conocidas como Joan Allen, Franka Potente, Brian Cox, Clive Owen, David Strathairn, Karl Urban, Scott Glenn, Albert Finney o Julia Stiles que simplemente están correctísimos porque sus papeles estaban estudiados al dedillo. Ninguno se sale de su sitio lo que perfecciona todas las interpretaciones (esto enlaza con lo del párrafo anterior).

Y técnicamente qué decir. Las dos primeras películas ya funcionaban de maravilla en cuanto a planificación de los escenarios, efectos de sonido, música (Powell muy entonado) y puesta en escena que en la tercera parte (Ultimatum de Bourne) llega a magnificarse todo con una grandilocuencia espectacular. Y hablemos de la cámara que es el otro pero que le he visto a la saga. Greengrass debe ser un purista filmando cada una de las escenas porque se nota que la cámara se mueve al mismo nivel trepidante que la propia película en sí misma lo que tiene un pero: el tembleteo descontrolado. Algunas secuencias de acción son difíciles de seguir al meter la cámara en el mismo ojo del huracán consiguiendo aturdir más que disfrutar. En contraposición a eso no hay que restarle meritos a la dirección de Greengrass que consigue momentos memorables filmados con precisión exquisita (los minutos en la estación en la tercera parte habría que enseñarlos en las escuelas de cine) casi de puro documental.

En fin, que me lo he pasado pipa con esta trilogía. No soy un fan del cine de acción pero es que ante tan frenética y eficiente propuesta que no te permite distracción yo solo puedo darle la bienvenida con los brazos abiertos.

Salu2!

PD: ¿Greengrass+Damon en Green Zone? Habrá que repetir pues xD

9 comentarios:

eter dijo...

Completamente de acuerdo contigo.

La premisa es simple, pero la desarrollan a la perfección sin fantasmadas a lo Bond y sin demasiadas trampas de guión.

Y luego, sencillamente, es de lo mejor que han dado estos últimos años en cuanto a acción. ESas persecuciones y esas peleas son increibles, y nada de artificios, puñetazos que ves y sientes.

pd: eso sí, la camara....

LoFelip dijo...

Esta trilogía es genial. Lo malo es que cada vez que veo a Matt Damon, veo a Jason Bourne.

La música es perfecta para las pelis, crea una muy buena ambientación sobre todo para las escenas de acción.

No sé si al final iban a seguir la saga. Porque si lo hacen la veré seguro.

Onetwothree dijo...

Pues yo vengo a dar la nota discordante y es que nunca he considerado esta trilogía algo más allá que un "está bien".

Para mí siempre he encontrado un ejemplo mejor en los frentes a los que se enfrentó en su momento Greengrass.

No me convenció como película de acción (sección de tiroteos y trucos visuales) ya que cualquier película ochentera buena de alguno de los protas de "The Expendables" le daría una lección.

Tampoco lo hizo con frenetísmo de la acción ya que ese puesto es para mi poseído por Neveldine y Taylor sin lugar a dudas, contras tienen muchos ese par de locos pero en ese aspecto pocos les ganan.

Y ahora viene el factor más importante de ésta saga, su interpretación del espionaje que es posiblemente donde más se luzca (y supere al 007) respecto de lo comentado pero se ve deslucido precisamente por "incipiente previsibilidad de su guion y su decepcionante y tópico final" que de haber triunfado si hubiese triunfado en los aspectos señalados no habría discursión alguna pero al no ser así para mí se le achaca y mucho al ser su punto más fuerte.

Además quizás sea el espía/"héroe de acción" con menos carisma y con más sangre horchata con el que me halla cruzado y ese sí que es una gran tara para cualquier película de acción.

Un saludo.

Oz dijo...

Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
Un gran saludo desde:
http://cinemarcial.blogspot.com/

Angel "Verbal" Kint dijo...

Pedazo de saga...de las que han redefinido el género de los espías...sencillamente geniales las tres, aunque la primera suele ser algo denostada, a mi me encanta

Xesu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Xesu dijo...

eter. Sobre todo esa sensación de que no va a parar hasta el final es la que hace muy grande a esta saga. El ritmo es en sí la esencia de todo. Y sí, a Greegrass se le va mucho la camara. En dvd mejora mucho la cosa y se sigue bien pero me imagino que en el cine debió ser complicado xD

LoFelip.Sí, el pobre Matt Damon va a tener que vivir perseguido por la sombra alargada de Jason Bourne. En cualquier caso el actor puede hacer cualquier cosa que se le antoje aunque yo me voy a ir derecho a Green Zone xDDD

Me parece que no habrá más aunque en EEUU vete a saber que la industria anda con una falta de ideas...

Onetwothree. Hombre, está claro que no es la octava maravilla pero sí me parece de lo más destacable de los ultimos años. Sí te puedo dar la razón en que en algunas ocasiones la acción se diluye algo en favor de otras cosas pero por dios, matiza eso de The expendables xDDD que según que ejemplos me vengan a la cabeza puedo hacerme ideas equivocadas xD

Y de frenetismo sí que no le pongo ningún pero. Me parece que el ritmo es arrollador, en especial en la tercera.

Sí, lo del guión es muy cierto. El final no asume ningún riesgo. Creo que ahí Greengrass debería haber probado suerte con algo más original. Del carisma de Bourne es verdad que podemos encontrarle alguna cosa pero piensa que el personaje estaba concebido como un automata. Que no transmita sensaciones creo que formaba parte de la idea.

Angel. Ya ves angel. La primera me encanta en especial por la presencia de Franka Potente que es puro amor xD Y el final también resultó de lo más esperanzador viendo el tono que llevaba la pelicula. Las otras dos son de ir más a saco.

Salu2!

Onetwothree dijo...

Como le cascas un 8'5 (que para mi es una muy buena nota) por eso te lo decía.

Como me pides yo remarco :P, no tiene nada que hacer contra McClane, John Rambo o Terminator.

Si de ritmo no te digo pero frenetismo? Creo que nos referimos a cosas diferentes aunque en cuanto te digo "Neveldine y Taylor" creo que queda claro xD

Hombre Xesu no me vale mucho lo de que sea un autómata porque fíjate con Schwarzenegger en Terminator 2, una cosa es que sea inexpresivo (que es le pasa con cualquier personaje :P) y otra que no sea carismático.

Pero vamos que es simplemente mi visión^^

Un saludo.

Montse Akane dijo...

A mi novio le chiflan.

Normal que después de verlas te quedes exaltado... no es para menos.

Son las pelis de acción y espionaje que más me han entretenido (y no soy muy fan de este asunto).

Un beso.