jueves, 20 de mayo de 2010

Especial Buffy: Lo que le pasó a Willow…


Hay algo que se le escapó a Whedon y al equipo de guionistas de Buffy: a Willow. Siempre he pensado que es el único personaje que no acabó de evolucionar de una manera lógica ante los cambios que se iban produciendo en la serie lo que provocó cambios en su personalidad bastante cuestionables. La Willow de las dos/tres primeras temporadas resultaba muy natural, un apoyo emocional para la cazadora y divertida como ella sola y sino miraos cualquiera de las frases de la Willow de la primera y segunda temporada y comparad con lo que vendría después. Muchas veces era la de las ideas estrambóticas y tenía atribuido el rol nerd por su preeminente gusto por el estudio lo cual enfatizaba determinados rasgos del personaje pero apareció la magia y Willow cambió.

Es verdad que si lo pensamos tranquilamente veremos que la magia ya hizo acto de presencia en la vida de Willow en su época dorada como personaje lo cual es síntoma de control sobre el guion y de tener pensado el cómo vendrían las cosa más adelante. El problema llega cuando la magia estropea su personalidad para dar paso a la Willow menos carismática. Yo entiendo que Whedon buscara en Willow un conflicto personal que le llevara a cambiar en algunos aspectos (en el fondo hay un gran discurso en esta serie de cómo es el paso de la adolescencia a la madurez) pero nunca entendí el porqué de un cambio tan radical. Y cuando hablo de radicalidad no me refiero a su cambio de tendencia sexual, a su relación mística con Tara o a su atracción por la magia sino a la negación de la personalidad con la que a muchos nos conquistó. La sexta temporada tiene los mejores ejemplos de esto. Una temporada que será recordada por ese batiburrillo de temas que toca y por Willow. En esta temporada el personaje interpretado por Alyson Hannigan tocará fondo. No solo ha perdido el control sobre la magia y ha incrementado su obsesión por ella sino que eso ha repercutido negativamente en la gente que quiere, especialmente en Tara y Dawn. Nosotros también somos un poco Tara en esta temporada y nos asquea ver a esta Willow que nada tiene que ver con la lúcida, inocente e introvertida (y sin embargo carismática) chica del principio. El capitulo que pone de manifiesto todo esto es Wrecked (el 6x10) donde Willow, sollozando como nunca, se pregunta qué le ha pasado y que cómo ha acabado así. Previamente, en sus andanzas con Amy, la “nueva” Will justificaba su cambio de personalidad porque quien haría caso a su antiguo yo, se preguntaba. A mí me pareció una forma de Whedon de intentar justificar los errores con respecto al personaje y más viendo que éste fue totalmente valido desde el principio. No supieron hacer con Willow lo que sí supieron hacer con Xander, es decir, modelarlo respetando la base original del personaje. No lo consiguieron con la pelirroja.

Sin embargo y por extraño que parezca, acepté a la Dark Willow. A nadie le amarga un dulce y más cuando los villanos de la temporada eran ese trio geek insufrible (algún día habrá que hablar de ellos) por lo que la season finale de la sexta se encendió y mucho con las andanzas de la Willow oscura. Lo de Tara fue un golpe salvaje y acepté a la maga killer en que se acabó convirtiendo por tanto odio acumulado. Imagino que aceptar aquello ya me viene por deformación profesional por ser lector de manga.

Salu2!

PD: Pensando ya en la siguiente entrada…

5 comentarios:

eter dijo...

El problema de Willow era que era más fuerte que Buffy muy pronto, y eso los guionistas nunca terminaron de saber manejarlo muy bien.

Particularmente me encanta el personaje de las temporadas 2 y 3, pero luego perdió un poco el rumbo. Y Tara para mi gusto esta a años luz de Oz. Claro que ni Anya ni Spike me gustaban tampoco como "parejas".

Eso sí, en lo que no te puedo dar la razón es en lo de los villanos. A mi el trio maligno de la sexta me gusta bastante, aunque aquí entra que Jonhatan era uno de mis personajes favoritos (y me jode que fuera el más "débil" del trio)

Moltisanti dijo...

A la Dark Willow es de esas cosas de Buffy que todavía recuerdo como si las hubiera visto ayer. Me encantó este giro para el personaje, y sobre todo, el juego que dio por la serie.

Rebeca Sánchez dijo...

Pues a mi me gustó mucho la evolución de willow. Pasó de ser apocada y tímida a ser fuerte y decidida. Aunque nunca les perdonaré que dejaran marchar a oz, era un personaje genial.

De willow en la sexta temporada me quedo con su adicción a la magia y aquel accidente con dawn donde destrozada pide perdón. El trío maligno era divertidísimo y original, unos humanos cualquiera enfrentándose a la cazadora

Xesu dijo...

eter. Sí, esa es otra. Que Willow parara con un movimieto de muñeca a Buffy como si nada también resultaba un poco raro. La mejores temporadas de Willow son la segunda y la tercera y algún buen momento con Tara en la cuarta. Todo lo demás es desajuste brutal.

El trio maligno empezó bien. Eran simples humanos y ponían en jaque a la cazadora lo cual resultaba divertido. Pero luego se lo tomaron en serio y ya no hacían gracia. Y luego, como dices, el que más se salvaba era Jonathan y encima le hacen lo que le hacen en la septima xDD Warren entrará un día en personajes odiados xD


Moltisanti. Sí, es una cosa extraña la que me pasó a mí con la Dark Willow. No me estaba convenciendo nada la evolución del personaje pero sin embargo, con lo de Tara, ver a Willow cabreada y liandola parda me resultó bastante interesante. Una vez que ya la has llevado hasta ahí mejor llegar al final xDD Mejoró mucho ese cierre de temporada.

Rebeca. Pensamos justo al contrario respecto a la evolución de Willow jeje aunque tengo que darte la razón que Oz salió muy por la puerta de atrás cuando el personaje siempre pudo ofrecer más. Yo con el trio maligno no podía y hubiera molado más si no existiera el pesado y cargante Warren xD

Salu2!

Anónimo dijo...

A mí la evolución de Willow me parece natural. Desde las primeras temporadas se debate entre ser la Willow modosita e introvertida llena de carisma y ser la Wilow fuerte y algo extrema. En la segunda temporada ya se embarca por medio de la magia en un hechizo que la deja en el hospital. Claro que si nos fijamos en esa temporada veremos que no dista tanto de la joven carismática, muy mosquita muerta de los comienzos. Ambas habrían llegado a la conclusión de que necesitaban tomar medidas ante el dolor y buscar una forma de ayudar a la gente aunque años y años contemplando diversos horrores y con una tendencia destructiva en cuanto se la junta con un poder sobrenatural (No nos olvidemos de la Willow vampiro; no distaba demasiado de la willow oscura) hacen que un cambio en el personaje sea verosimil. El detonante es su relación con la mágia pero es bastante progresivo y seguido de diferentes crisis ya desde la 4ª temporada con los hechizos fallidos por desengaños amorosos y un descontrol de sus estados emocionales vinculado a la responsabilidad en la que se ve inmersa, al papel cada vez mayor que realiza dentro del grupo.

Javi V