sábado, 24 de abril de 2010

Lecturas cómicas: El Almanaque de mi padre


Me gusta Taniguchi. Me gustan sus formas narrativas y me gustan sus historias costumbristas en las que siempre se respira algo especial, algo alegórico. Por desgracia no he leído tanto de su bibliografía como me gustaría pero basta con echarle un vistazo a tres o cuatro de sus obras (a ver si próximamente reseño Barrio Lejano) para entender cómo piensa este autor, sin duda, una referencia dentro del comic japonés. El Almanaque de mi padre tal vez sea una de sus obras más reputadas y admiradas a pesar de ser (a su vez) una de las más breves del autor nacido en Tottori. Y precisamente a Tottori nos desplazamos para entender esta historia de relaciones personales. Yoichi había idealizado a su familia cuando era pequeño y miraba con felicidad su entorno personal hasta que un incendio (el de 1952) asoló gran parte del pueblo. Las consecuencias de aquello se trasladarían inmediatamente a su familia provocando cambios importantes en el seno de la misma, especialmente en Yoichi, que comenzaría a sentir como la alegría se transformaba en desesperanza y tristeza. Años después Yoichi volverá a su pueblo natal y deberá hacer frente a sus fantasmas y a la figura de un padre al que nunca llegó a conocer.

Argumentalmente la historia no es ninguna maravilla, no nos encontraremos una obra soberbia pero Taniguchi es un maestro del retrato, de la historia intimista y de la sobriedad narrativa por lo que esas bazas son más que suficientes para entrar en el terreno que nos propone y disfrutar de esta obra sin ningún tipo de traba. El análisis que hace de la familia japonesa tradicional destacando algunos de sus clichés característicos o simplemente el enfoque cuasi universal que dibuja sobre una relación padre-hijo son simplemente deliciosos. Y todo narrado siempre desde la más absoluta naturalidad y sin recurrir a tópicos ni a reclamos exagerados lo cual le permite ser tremendamente realista y creíble. Y para profundizar en la idea que busca transmitir el autor consigue un dibujo sobrio, con un trazo muy limpio que lo único que hace es favorecer la compresión lectora. Taniguchi, al igual que otros, peca de repetición en sus diseños y no sería raro que en ocasiones no supiéramos quien está hablando de lo que llegan a parecerse los personajes entre sí pero bueno, siempre queda relegado a problema menor.

La edición de Planeta se encuadra dentro del formato Biblioteca Pachinko por lo que podéis respirar tranquilos los amantes de las buenas ediciones. Ésta para más inri viene sin sobrecubierta pero con tapas duras y con sentido de lectura occidental lo que me hace pensar que Planeta sabía de la posibilidad de ser adquirido por más tipos de lectores por la temática que trata. No sé si lo habrá conseguido. En resumen, El Almanaque de mi padre es un viaje hacia nosotros mismos y un intento de entender las relaciones familiares. Taniguchi borda una historia atemporal y que siempre recomendaré. Ya sabéis, a por ella.

Salu2!

PD: La siguiente será Barrio Lejano

5 comentarios:

Akane dijo...

Yo estoy totalmente enamorada de Taniguchi, desde que descubrí su obra con Barrio Lejano. Aún me queda mucho suyo por leer, por el momento llevo El Almanaque de mi Padre, Tierra de Sueños, El Caminante, Crónicas del Viento (con guión de Kan Furuyama)y la fantástica La Época de Botchan, que no es fácil de leer pero que resulta apasionante, sobre todo para comprender un poco más la historia de Japón.


Esperando tu reseña de Barrio Lejano :)

Xesu dijo...

Bienvenida Akane! Pues ya has leído tú más de él que yo xD La verdad es que El Almanaque, Barrio Lejano y El Caminante son magnificas. Me has picado con La epoca de Botchan así que veré que precios le ha clavado Ponent por si puede hacerme con ella.

Me apunto tu blog. Tiene recetas interesantes ;)

Salu2!

Kururin dijo...

Es cojonuda, sí señor. Desde luego a quien no se le encoja el corazón leyéndola no tiene sentimientos.

Esperando la de Barrio lejano. Ese manga me caló muy hondo por asuntos personales.

Saludos.

Xesu dijo...

Pues aunque parezca raro hay muchos que gustandole Taniguchi no pueden con El Almanaque xD

Y Barrio Lejano me la quiero volver a leer antes de hacer la reseña porque estoy queriendo pillar la edicion integral xD En cualquier caso Barrio Lejano es creme de la creme.

Salu2!

Montse Akane dijo...

Pues con Barrio Lejano vas a flipar, a mi me marcó.

Ahora me he enganchado a Blanco.

¿Cuando editarán el último número de Seton?