lunes, 31 de agosto de 2009

Análisis DS: Mario Party DS


Después de unos días de vacaciones vuelvo para dar la lata de nuevo. No han sido unas vacaciones para recordar porque he estado más tiempo con los libros de finanzas (os odio, Brealy y Myers) que en la piscina pero que le vamos a hacer, es lo que hay cuando tienes algo para septiembre. Sea como sea, las vacaciones también dejan tiempo para otras muchas cosas y una ha sido la Nintendo DS. Esta consola va a ser la gran ganadora de esta generación porque mola, porque tiene catalogo y porque hasta sus revisiones multimedia como DSi han tenido buena acogida en el mercado. Es verdad que tiene mucha morralla en su haber (como todas) y también tiene sus joyitas imprescindibles (como todas) pero donde quizás esta consola puede dejar en bragas al resto es en su cantidad de juegos intermedios o para pasar el rato que son, en algunos casos, terriblemente atractivos. El juego que os voy a comentar sería de este último grupo, tal vez no de los más atractivos, pero sí de los que te dejan una sonrisa en la boca.

De la franquicia de los Mario Party nunca he sido un devoto por lo que podría decirse que es la primera vez que me meto con uno de ellos de forma plena. Como el nombre indica, este juego no es más que otra extensión de la saga Mario pero en un formato peculiar ya que esta vez jugaremos a Mario pero sobre tableros. No es quizás el mejor escenario para jugar a la archiconocida saga de Nintendo pero tiene sus alicientes. El primero de ellos es que no te ves comprometido a jugar a una historia larga sino a una serie de retos y minijuegos. El segundo sería su planteamiento a modo de juego de mesa y el tercero, que es el juego perfecto para jugar con gente y pegarse unas risas a través del CWF o Wifi.

El juego propone diversas alternativas a la hora de jugar. Podemos empezar un modo historia que simplemente es ir superando los tableros y hacerte con el mayor número de estrellas posibles para enfrentarte a los jefes que dominan dichos tableros. Como os podéis imaginar, Bowser tiene control sobre todos estos territorios e intentará hacerte la vida imposible mientras que Mario y compañía deberán resistir y salvar los diferentes espacios o escenarios. Si no recuerdo mal eran cuatro tableros y un quinto final para vencer a Bowser. La dinámica es simple: cuatro personajes compiten y dos dados determinaran donde caeremos aunque como el tablero dispone de varios caminos podremos determinar la dirección hacia la que iremos. En las casillas donde caigamos habrá sorpresas positivas y negativas ya que dispondremos de unos ítems (ampliables en las tiendas del tablero) para usarlos sobre ellas y atacar a nuestros rivales y perjudicarlos lo máximo posible. Solo uno de los cuatro personajes podrá aspirar a luchar contra el jefe de turno y para ello debes ser quien finalizadas todas las rondas sea el que más estrellas haya conseguido. En caso de fallar vuelta a empezar desde el principio. Generalmente, finalizada una ronda, el juego provoca versus voluntarios entre los jugadores para desestabilizarlos. Estos versus son un arsenal de minijuegos importante y principal punto de interés de todo el juego. Ahora amplio eso.

Un segundo modo es el modo Fiesta. Este modo repite el mismo patrón que el de historia pero tú pones las normas. Este es un modo muy típico de los juegos de Hudson (Bomberman dios), compañía que ha desarrollado el videojuego. Luego tenemos el modo puzzles y el modo galería. El primero, como ya indica la palabra, son puzzles de diversa índole basados en el esquema tetris pero con colores y figuras varias destacando el viciante atrapabloques y el raro pero molón Atracción nuclear. El segundo es la típica tontería para ver todos los premios que has recolectado durante el juego.

Y me dejo para el final el modo mini-juegos. Según finalices el modo historia desbloquearas todos los pequeños retos a los que te has ido enfrentando cuando acabas la aventura. Para mi es lo mejor del juego con diferencia. Dos contra dos, tres contra uno, reto para los cuatro, batalla general… da igual la forma en la que juegues que un rato divertido vas a pasar. Son pruebas de todo tipo: algunas muy propias de Mario con plataformas, otras simplemente de supervivencia ante una amenaza (brutal el de la aspiradora o el del balón de futbol), otros juegos son de conseguir puntos, otros de lanzar fuera a tus rivales, algún que otro deportivo y otros que directamente no hay por donde cogerlos pero que tampoco sobran.

Resumiendo os diría que estáis ante un juego no rejugable en su modo historia pero al que podéis sacar mucho jugo si os dedicáis a pasar el rato con los minijuegos y los puzzles, punto fuerte indiscutible del juego. Muy resultón en el aspecto grafico (un 3D pasable) y con unos diseños de tablero muy normalitos destacando el de Donkey Kong. La música es amena pero nada del otro mundo. El juego aprovecha prácticamente todos los botones de la DS y por supuesto recurre a la táctil para amenizar los mini-juegos aunque en algunos no acababa de estar del todo bien implementado como el de mover poleas donde resulta imposible vencer en modo difícil. Un juego de notable, fresco y muy recomendable.

Salu2!

PD: Y los personajes son: Mario, Luigi, Peach, Toad, Wario, Waluigi, Yoshi y Daisy. Casi ná.

PD2- Shonen: Oars se despide y cae magullado (pobre); los de Kumo molan un cojón (a ver si se quitan a Juugo de encima); flashback de Barragan como cierre al personaje (una pena); Cobra es otro dragon-slayer (como se pongan de moda…); Minotauros y Alraune quieren probar las armas de Libra; Oboro da miedo y Asaga a su bola en una misión.

6 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Es que Brealy siempre ha sido muy suyo, así que como para no odiarle.
Paso para invitarte a participar en el concurso de mi blog
Saludos

eter dijo...

joder... había dejado Fairy, pero que Cobra resulte ser el enesimo Dragon Slayer, se vende muy barato ahora eso.

arquetipo dijo...

Eso, eso, a estudiar y levantar el pais xD.

Pd2: Yo me quedo con Boa, tan mona ella rompiendo brazos y cabezas, ains.Los de Kumo molan, a pesar de que hayan roto la espada de Zabuza. Aunque, claro, la culpa es del p*+@# Escupitajo por cogerla. Que se muera él también. Y se confirma que los espada son personajes de relleno.
Es normal que vallan apareciendo dragon-slayer, sobre todo en un gremio importante como Oracion-6. Lastima que este tenga la carisma de un zapato.

Montse Akane dijo...

Gran juego para echarte unas risas con los amigos.

Yo también he jugado un poco con él este verano ^_^.

Saludos.

Kururin dijo...

Este tipo de juegos son geniales para jugar en compañía, en solitario cansan al poco tiempo. Y Bomberman es Dios, sí, pero sólo los juegos clásicos, que el que han sacado para la 360 es una vergüenza.

Ahora que hablas de shônen, ¿has probado Hunter x Hunter? La empecé hace un mes más o menos y ya casi la llevo al día. Está genial, y como el autor publica cuando se lo permite el peso de los cojones no hay prisa por llevarla al día. Te la recomiendo.

Saludos y mucha suerte para septiembre.

Xesu dijo...

Crowley. Ya me he pasado por tu blog, he visto el concurso y me he deprimido xD Creo que solo sé dos U_U

eter. Eso parece aunque en el de esta semana dicen que es un caso Luxus... vamos, con Lacrima.

Arquetipo. Los Espada van a caer como moscas. El unico al que veo más futuro es a Stark pero dudandolo bastante. Los de Kumo tendrán mi adoración si se quitan a Juugo y Suigetsu. Sería, por decirlo de alguna manera, genial xD

Montse. Ya ves. Es de esos juegos que sin darte cuenta vuelves a ellos para rejugar los minijuegos. Divertidisimos.

Kururin. ¿Hay un bomberman en 360? No le pega mucho no xD Uno muy bueno es el Bomberman DS que hasta con el micro puedes activar las bombas. Una gozada.

De HxH lo dicho en tu blog. La sigo pero con reservas por la periodicidad del autor ^^U

Salu2 a todos!