domingo, 10 de octubre de 2010

Especial Buffy: Los días difíciles

Una de las grandezas de Buffy como serie era su capacidad camaleónica para abarcar temáticas. Un episodio concreto podía sacarte una sonrisa, otros simplemente dejarte satisfecho (o no) y otros estupefacto (hubiera estado bien haberme grabado la cara hace años cuando vi cierto episodio musical). Quería centrarme en estos últimos, especialmente en esos momentos dramáticos que aparecían por la serie en determinados momentos y que ciertamente me parecieron puntos de inflexión muy poderosos. A ver qué os parecen estos cuatro. No hace falta decir que la entrada es un despiporre de spoilers (¡alejaos si no habéis visto la serie!):

2x22 – Becoming (Part 2)


Este fue uno de los grandes momentos de la serie: el round definitivo entre Angel y Buffy. Todo discurre más o menos como te lo habías imaginado hasta que Willow le devuelve el alma a Angel y éste vuelve a su ser. Buffy no parece entenderlo pero nosotros sí lo que amplifica la emoción del momento. Angel pide una nueva oportunidad y Buffy le abraza para terminar luego en un beso pasional. La cosa prometía final feliz de cuento pero Whedon fue un pillín y nos la clavó, o mejor dicho Buffy le clavó la espada a Angel dejando a un servidor flipando un rato. La decisión de Buffy ponía sobre la mesa una cuestión de prioridades (cazadora vs persona) y ella optó por masacrar sus sentimientos. Tremendo.

5x17- The Body


Uff, este fue uno de los momentos más difíciles de la serie. Buffy entra en casa y ve a su madre en el sofá. La cazadora la llama repetidas veces pero Joyce no responde. La imagen vale más que mil palabras. Una escena que hiela la sangre.

6x19 – Seeing Red


Al igual que el anterior, este es otro de los cliffhanger más bestias que recuerdo. La relación entre Tara y Willow se estropeaba durante la temporada para fortalecerse de cara al final de la misma pero los finales felices en la serie se cuentan con los dedos de una mano y para no desentonar, Tara recibe el tiro involuntario de Warren. Fue un revés descomunal, inesperado y duro a partes iguales que iniciaría el reinado del terror de Willow.

7x22 – Chosen


He aquí uno de los momentos más grandes de la serie pero que a mí me entristeció en cierta manera. Angel entrega un medallón a Buffy que contiene un gran poder, un arma apropiada para vencer al primero pero claro, todo poder conlleva una gran responsabilidad y ésta última la asumió nuestro amigo Spike. Sunnydale se venía abajo y el vampiro, en un acto de caridad/redención/amor se sacrifica no sin antes despedirse de su Buffy. Ésta le dice que le quiere y entrelazan sus manos (¡y sale fuego!) a lo que nuestro vampiro teñido responde: “no, no me quieres pero gracias por decirlo”. Amazo hasta el final.

Y he aquí cuatro momentos que me dejaron bastante impactado. La serie tiene muchos de ellos, de hecho es un recital pero por ahora me quedo con estos cuatro. Os invito a comentar los vuestros. Más sobre Buffy en próximas entradas.

Salu2!

PD: Por cierto, no sé porqué se llevó tantos palos Dollhouse. Está lejos de ser el mejor Whedon pero que nos quiten lo bailao. Y aún me queda la segunda…

5 comentarios:

Pennywise dijo...

Has descrito sin duda los momentazos más brutales de Buffy, pero cuando Dawn resucita a la madre y todos sabemos que ha ido mal, y no la llegamos a ver(bueno creo que se ve una sombra picando a la puerta). Pff brutal, y Once with more feeling es brutal, no sólo porque las canciones son tremendas sino como revelan sus sentimientos. Que POMA

PD: En la 3a temporada, cuando Faith mata al humano creyendo que es un vampiro y se lía todo. Mención especial su relación siniestro parento filial con el alcalde.

Battosai dijo...

Dios, lo de Tara todavía me duele. Y yo que estaba tan feliz porque por primera vez la habían incluido en el opening... XD

eter dijo...

Suscribo a Pennywise, uno de los mejores momentos de "One more time with feeling" es cuando les revela a los amigos que estaba "en el cielo" y que la han resucitado para volverla a traer al infierno.

key dijo...

Aviso: nunca me tomé en serio la serie, no me marcó trascendentalmente.

Nada me dejó más anonadado que (bajo influjo) ver a Giles y mamá ligando.

Y la chica que se vuelve invisible porque nadie la hace caso, que penilla.

Xesu dijo...

Pennywise. Buff, la verdad es que Buffy está plagado de capitulazos por todas las temporadas. Esos momentos que rescatas son tremendos también, especialmente la resurrección de la madre que aún recuerdo las sensaciones de estupor/agitación que me produjo. Y sí, Faith telita también la que lió en unos cuantos capitulos. Tremendo.

Battosai. Lo de Tara fue una cosa que no te podías creer que pasara. Lo primero que piensas es: "bah, seguro que la curan o no habrá sido mortal" pero cuando ves que aquello iba en serio es brutal. Y lo de la pobre con los openings es pa mear y no echar gota. En algunos era comprensible pero ya en la cuarta se lo merecía de sobras.

eter. Es que en "One more time, with feeling" se alcanzó un nuevo nivel de madurez. El cielo y el infierno de Buffy fue toda una declaración de intenciones. O como cuando comenta que "estaba en paz" y Spike lo flipaba. Se notó mucha progresión de la protagonista en esa parte de la serie y vino bastante bien para lo que fue la temporada y el resto de desarrollo de la serie.

key. xDDDDDDDDDDDD Reconozco que la escena de Joyce y Giles fue mortal de necesidad. Y lo mejor es que iban en plan hardcore sin soltarse la mano ni un momento. Mítico.

Salu2!