lunes, 19 de octubre de 2009

Criticas cinéfilas (XL): Malditos Bastardos


Director: Quentin Tarantino

Titulo Original: Inglourious Basterds

Año: 2009

NOTA: 8

Para qué nos vamos a engañar, cuando Tarantino estrena película se respira un aire especial porque de alguna manera ya vamos predispuestos a disfrutar con esas señas de identidad tan características de su cine que le han otorgado fama merecida durante estos últimos años. La duda o el misterio recae más bien en cómo nos va a contar sus particularidades cinéfilas y por eso había que ir a ver a los bastardos al cine para comprobarlo. Pero lo primero ya sabéis lo que es.

Sinopsis.Durante el primer año de la ocupación alemana de Francia, Shosanna Dreyfus presencia la ejecución de su familia a manos del coronel nazi Hans Landa (Christoph Waltz). Shosanna consigue escapar y huye a París, donde se forja una nueva identidad como dueña y directora de un cine. En otro lugar de Europa, el teniente Aldo Raine organiza a un grupo de soldados judíos para tomar brutales y rápidas represalias contra objetivos concretos nazis, los bastardos. (FILMAFFINITY)

Lo único que puedo decir de esta película es lo que me ha parecido a grandes rasgos pero para mi desgracia no puedo hacer grandes juicios de valor ni tampoco la puedo comparar con parte de su filmografía porque aun no he visto ni Reservoir Dogs ni Jackie Brown (lo sé, soy un pecador sin remedio). Cuando lo haga tal vez amplíe esta entrada pero bueno, por poco que sea dejo aquí mi opinión de los Inglourious Basterds.

Se podría decir que la película me ha encantando pero tiene un pequeño lastre (o grande, según se mire) que es el propio regodeo en el que vive Tarantino y que para mi gusto le impide el sobresaliente a su película. Pero metámonos primero en el percal de la historia. La trama de casi dos horas y media cuenta una visión muy personal de la Francia invadida ya por el nazismo y a partir de ahí y con una división episódica propia de un cuento (como en Kill Bill), nos va presentando a los personajes y sus situaciones. Ni la película intenta ser de tinte histórico ni tampoco tiene intención ni pretensión de ser poderosa narrativamente, tan solo profundiza en las motivaciones y en las situaciones. Por un lado vemos un grupo de judios americanos que se hacen llamar los Malditos Bastardos liderados por un tal Aldo Rein y cuyo único objetivo es pelar a tanto nazi como sea posible. Punto. Paralelamente conocemos la historia de la joven judía, Shosanna Dreyfus, que tras huir de los nazis ha conseguido regentar un cine en Paris. Punto. Y por otro tenemos al Coronel Hans Landa que fiel al idealismo del Reich se dedica a perseguir judíos. Punto.
A pesar de que quizás no tenga tanto aliciente argumental como otras películas que ha hecho no hay duda que Tarantino es capaz de soportar la película por otros medios y esos son sus diálogos. Juega con el gamberrismo macabro en algunos casos (cuando Pitt y compañía hacen de las suyas), otros directamente van enfocados al morbo, otros simplemente están puestos para deleitarnos y sumergirnos en una tensión molesta pero anticipada (Landa al inicio cuando interroga al francés de la posada) y otros directamente están para sacarnos alguna sonrisa (cuando el coronel Landa empieza a hablar italiano es épico). Pero todo esto que brilla con soltura tiene la otra cara de la moneda y es ahí a lo que antes me refería como la sombra de esta película y que para mí empaña algo el resultado final: el Tarantino autocomplaciente, el que se recrea innecesariamente. Creo que la escena de la taberna tardaré en olvidarla porque comencé a sentir que me aburría y eso nunca me había ocurrido con el bueno de Quentin (bueno, un poco sí en Death Proof) pero no hasta tal extremo que quisiera que acabara (hasta dos veces acabaron jugando al jueguecito de la carta sin decir gran cosa y encima el resultado final era del todo previsible). Este efecto de recreación por suerte no se expande demasiado hacia el resto de momentos pero bueno, ahí queda ese como prueba del abuso y del exceso.

Waltz apuntando altas maneras

Donde a Tarantino comienza a ser magistral es como realizador. Algunas secuencias y escenas son de una genialidad y una brillantez espectaculares como el encuadre de la posada tanto interior como exterior muy a lo spaguetti western, todas y cada una de las escenas que ocurren en el cine, la de la cafetería también derrocha un halo y ambientación especial…etc. Además controla bien el montaje y sobretodo la música. Si por algo me mola Tarantino, más allá de otras virtudes, es por el uso de la música y esas mezclas imposibles. En esta me saca cosas del maestro Morricone (Dopo la Condanna) mezcladas con guitarra o el tema de Un amico para una escena en la que no cuadra de primeras pero lo peor es que ves el resultado y le quedan de maravilla. Que tampoco falte un David Bowie, por cierto.

De las actuaciones está claro que está Christoph Waltz (Hans Landa) y luego están todos lo demás. No sé como estaría el nivel en Cannes pero me alegro que le dieran el premio a mejor actor porque realmente es el más destacable de un elenco correcto pero sin grandes alardes. Mèlanie Laurent está muy bien como Shosanna aunque es aparecer Diane Kruger y entonces te entran las dudas sobre quien es la fémina de la película. Daniel Brühl (¡Salvador!) enfila bien un personaje como Fedrik Zoller aunque yo hubiera explotado más ese rollo nazi y judía que Tarantino no acaba de explotar del todo o sí, según se mire. Lo más decepcionante ha sido Brad Pitt porque pintaba como el protagonista y el reclamo mediático y luego es más un secundario que otra cosa aunque su mueca de torcido de barbilla es curiosa e hilarante. Lo mismo a Eli Roth que lo único que hace es pegar tiros auque del director de Hostel no esperaba nada la verdad.

Me ha convencido bastante y le doy un notable alto porque sigo viendo lo excelente de este director sin igual pero me da miedo autentico el Tarantino de vuelta de todo, el Tarantino confiado a sus placeres porque en sus malditos bastardos hemos visto esa doble cara. Esperaré con ganas todo lo que haga pero que en próximos proyectos no haya otra taberna, por favor.

Salu2!

PD: Tarantinorrrrrl


8 comentarios:

satrian dijo...

El momento de la taberna se aguanta solo por el momento reservoir dogs pero por debajo de la mesa, buena película, y buenos diálogos.

B dijo...

Creo que la película es excepcional! Y el momento de la taberna excelente, creo que con el consiguio justo lo que buscaba. Pero a todos nos llega de una manera diferente.
Saludos

Angel "Verbal" Kint dijo...

A mi me parece excepcional, cada uno de los momentos...
puro cine rematado por un episodio en el cine que es sublime

Xesu dijo...

satrian. Me tengo que mirar Reservoir Dogs en cuanto pueda porque luego me pasa que esos detalles nos las capto xD

B. Yo es que vi que la escena se alargaba y se volvía redundante. No me pareció estar al nivel del resto de la peli.

Angel. El episodio final del cine es genial sin duda. Tanto a nivel tecnico como lo que acontece. Molón molón.

Salu2!

key dijo...

Tarantino siempre ha dictado lo que mola y siempre hemos aceptado, sus gustos personales eran los nuestros o nos parecían bien al descubrirlos. Death Proof: me gusta el final, el problema son tantos momentos insulsos antes, esa vez no interesó tanto.
Y llega Malditos bastardos, que tiene un aspecto europeo que mola, no actores europeos en peli americana creo explicarme. Y supongo que somos mayores y conocemos bien a Quentin, pero el final de Malditos bastardos también mola y mucho, imaginen que fuera su primera peli lo exaltarían como algo superguay.

Xesu dijo...

key. En el fondo, como dices, todo se reduce a que estés en sintonía con lo que el director te quiere contar y el estilo Tarantino ha calado en muchos de nosotros. Ahora, eso no significa que el hombre se quiera demasiado en algunas escenas de esta o Death Proof y empañe algo el resultado global.

Salu2!

mge dijo...

Me resultó un tanto irregular, pero hay momentos espectaculares. Creo que mi fragmento preferido es el inicial.

Lo de Waltz es notable.

Saludos!

Xesu dijo...

Bienvenido mge! Coincidimos bastante. Flojea en alguno de los capitulos pero en otros es simplemente sublime. Y tal vez sí, los mejores momentos son al principio y al final.

Waltz está genial.