martes, 29 de septiembre de 2009

Críticas cinéfilas (XXXIX): Enemigos Públicos


Director: Michael Mann
Año: 2009

NOTA: 6

Nada decepcionado de esta Enemigos Públicos del señor Michael Mann. Era una de mis asignaturas pendientes de agosto que al final, por unas cosas u otras, he tenido que verme este mes de septiembre. Un poco de sinopsis para entrar en calor.

“Enemigos públicos” es la historia del legendario bandido de la época de la Gran Depresión, John Dillinger, el carismático atracador de bancos que se convirtió en el principal objetivo del incipiente FBI de J. Edgar Hoover y de su mejor agente, Melvin Purvis, y en un héroe para el sufrido pueblo. Nadie era capaz de detener a Dillinger y su banda, sus aventuras entretenían a la mayoría, pero J. Edgar Hoover convirtió a Dillinger en el “enemigo público número 1 de América” y lanzó tras él a Purvis, el apuesto “Clark Gable del FBI”. (LA BUTACA)

La verdad es que esta Enemigos Publicos es una gran película. Está muy bien narrada y sobretodo muy bien armada en todos los aspectos técnicos como es muy propio de Michael Mann y desde luego no hay queja ninguna en ese sentido. La película se enrola dentro del biopic donde drama y acción se suceden de forma permanente en una época convulsa socialmente tras la Gran Depresión del 29 para acercarnos como vivió alguien como Dillinger. Y vaya cómo vivió. En tiempos de crisis y con los bancos en el ojo del huracán aparecían tipos con sombrero y gabardina armados hasta las trancas para realizar atracos nada despreciables. Con sus códigos, con su moral y con un líder idealista se bastaban para pisotear leyes y crear auténticos quebraderos de cabeza a FBIs y/o cuerpos del orden público. La fama y el poder que estaban atesorando dichos ladrones derivó en un endurecimiento policial representado, entre otros, por el implacable Melvin Purvis. La batalla estaba servida.

La película se estructura en dos partes: la de las contiendas y una segunda que sirve de acercamiento al polémico Dillinger. Las primeras están muy bien filmadas, bien ambientadas (genial la de la casa en el bosque), desprenden tensión y mantienen tu atención. El uso de la cámara en mano quizás pueda ser algo arriesgado ya no por su balanceo molesto sino también porque alguna de las persecuciones era nocturna y se veía poco tirando a nada. La otra parte es la más personal. John se encapricha de Billie e inician una relación. Supongo que hasta alguien como Dillinger ansiaba otra vida más allá de su “profesión” y se topa con una chica como Billie, mujer seducida no solo por el hombre protagonista sino también por las promesas de una nueva vida. Es de imaginar que en una época de crisis funcionaba bastante lo de vender esperanza por utópica y complicada que fuese y Billie viene a reflejar eso. Las dos partes se entremezclan bien pero tengo la sensación de que ninguna impera por encima de la otra (ni tampoco tienen intención), es un simple fifty-fifty.

"Impolutos, oiga"

Espero que no suene a moralina barata pero si algo no me ha gustado de esta película es la sensación de que me están vendiendo a un John Dillinger con el que tengo que empatizar y eso es algo que me suele dejar a cuadros. Es el protagonista y es nuestro referente a seguir pero nada más. Sin embargo, Mann parece empeñado en buscarle bondad a sus actos, ya no solo en la verborrea idealista y manida sino también en sus relaciones personales. Vamos, que debemos entender de alguna manera que el ladrón es el héroe de todo esto. Lo mismo le critiqué a Salvador (los biopic es lo que tienen).

Por otro lado, la película es una revisión del cine negro clásico y de gangsters pero de una forma actualizada. Es un placer ver como se recrean los años 30 con tanta perfección y a su vez sentir que estás viendo algo muy presente, una apuesta clara por el cine más visual y digital. En eso la película es un autentico goce para los sentidos. La iluminación, la puesta en escena, la ambientación, el vestuario, la fotografía…etc. todo lo técnico es de una factura portentosa e intachable y ya digo, merece pagar solo por ello. Eso Mann suele controlarlo que da gusto aunque por culpa de recrearse y gustarse en muchas secuencias la película se va a los 140 minutos. La música es la que tiene que ser.

Interpretaciones. He leído algunas críticas sobre que Johnny Depp está soberbio como Dillinger y yo debo ser raro porque lo veo correcto y para nada sobresaliente. Está en su sitio y nos traslada con firmeza al personaje (te lo crees) pero no es el papel de su vida. Marion Cotillard tiene alguna escena genial (sobretodo al final) pero Billie es un personaje algo estereotipado que tampoco luce como debiera y ya no digo nada del Purvis de Christian Bale. Vale que el personaje requería un aura de cierta frialdad pero no existe ninguna introspección en el personaje. Está vacío y deambula por la película. Muy acertado Billy Cudrup en el papel de Edgar Hoover y correcto un plantel de secundarios nada aprovechados como David Wenham o Stephen Dorff. Por salir sale hasta Emilie de Ravin (ahora ya sabemos porque a Claire no se le ve un pelo por Lost).

En fin, una película notable que puede pecar de densa y de verter una historia no demasiado magnética pero que a su vez brilla en su montaje y su puesta en escena reviviendo en ella pasajes del buen cine negro. Id a verla sin dudar.

Salu2!

PD: No es una de las mejores de Clark Gable pero mola.
-->
-->

4 comentarios:

eter dijo...

A mi esta me pudo la pereza. Era larga, era densa... no tenía ganas de ver algo así en mitad del verano.

key dijo...

Leí mucho sobre Enemigos públicos antes de verla, claro que están impolutos es Michael Mann (los mejores sastres a su disposición). Y me gustó, lo que pasa es que no pude evitar buscar pelis similares en mi mente que son mejores, y Johnny para mí es Donnie Brasco, Ed tijeritas y otro buen número de personajes por delante. Se que como crítica es muy simple lo que digo, pero vamos tal y como está la cartelera bien que exista ésta peli. Como cuando American Gangster en su género, ya visto en la forma y fondo, buena pero no obra maestra, efectiva... y cosas así.

satrian dijo...

A mi me encantó Marion Cotillard y está claro que era un homenaje a John Dillinger que es el protagonista absoluto de la película, me gustó mucho toda la escena final del cien, Michael Mann muy bien en la dirección, me gusta que utilice tantos primeros planos.

Xesu dijo...

eter. Es larga sí y tiende a recrearse como a este director le gusta hacer pero echale un vistazo que no está nada mal.

key. Johnny Depp está muy bien en esta pelicula pero creo que está lejos de su mejor papel. Y como dices, el actor tiene el lastre de ser un polifacético de esto de la interpretación y existen peliculas donde se han explotado más sus virtudes. Donnie Brasco puede ser uno de varios.

satrian. Michael Mann es que encandila cuando quiere como pocos. A Marion Cotillard la vi normalita aunque claro, también es verdad que tengo reciente La vie en Rose.

Salu2!