lunes, 20 de octubre de 2008

El declive de Naruto (2) - Intentos a la desesperada

Calificar el estado actual de una serie manga no es tarea fácil debido al gran número de elementos que pueden inferir en una valoración y más si hay un intento por asegurar la máxima objetividad posible. En la primera entrada que califiqué como “declive” intenté mostrar o hacer entender los motivos por los que una serie mediática comenzaba a perder el rumbo y ahora que ha pasado un tiempo desde aquello hago retrospectiva y saco nuevas conclusiones sobre Naruto de Masashi Kishimoto.

(PUEDEN COLARSE SPOILERS)

El autor de un shonen de publicación semanal sabe o debe saber que las historias largas deben tener los suficientes argumentos o tramas abiertas como para que el lector se sienta atraído a indagar o a meterles mano a unas u otras. No tiene porqué ser una oferta especialmente grande pero sí variada a ser posible para evitar posibles fugas de lectores hastiados y Kishimoto ahí creo que ha fallado. Ha reducido mucho su oferta dejándola en tres o cuatro tramas, riesgo suficiente como para poner en tela de juicio su rumbo actual y comenzar a pensar en un cierre no muy a largo plazo. Esa reducción de historias abiertas ha llevado a la serie a un punto de no retorno donde solo quedan intentos a la desesperada en búsqueda de expectativas y razones de peso que dar al lector.


Apostar por Sasuke y por Naruto y pensar que lo demás es menos importante conlleva una serie de problemas de guión brutales. Si vendes eso al lector comenzarás por perder credibilidad y condenarás el trasfondo general de la serie. Kishimoto pensó que olvidar el mundo ninja que él mismo había diseñado (con su mapa y todo) no le pasaría factura; pensó que prescindir durante mucho tiempo de sus personajes secundarios no sería problemático; comenzaban a sobrarle baluartes de la serie (Jiraiya, Orochimaru,…,etc) que han copado bastante protagonismo y mantiene a otros inexplicablemente (Suigetsu, Karin, Juugo, Sai…,etc) y también le dio el visto bueno; diezmó a Akatsuki para conceder (presumiblemente) el título de “final boss” a un Uchiha (que mola y vende más…U) y puso de manifiesto que tiene pequeños olvidos argumentales que han florecido en incoherencias varias. Objetivamente son datos que han marcado, para bien o para mal, la segunda parte de la historia y no hay vuelta atrás pero en mi opinión han enturbiado la trama y han llevado a Kishimoto a alcanzar sus peores cotas de calidad. No hay shonen largo que no escape de cierta irregularidad pero no hay color con la primera temporada, que te podría gustar más o menos pero el grado de confianza dada al autor era mucho mayor.


Ahora evidentemente han llegado los intentos a la desesperada, concepto que vendría a definir bien lo que viene ocurriendo en la serie últimamente. Bien los editores, bien el propio autor o bien el espíritu santo han hecho algo cuanto menos impensable hace unos meses y es ver atisbos del buen Naruto cuando más necesario era. La entrada en escena de un nuevo jiinchuriki (Killer Bee) era aire fresco en una trama excesivamente bipolar, se nos habla de la Villa de la Nube y se nos presenta al Raikage dando mayor dimensión a la Villas y Naciones ninja (que para algo estaban) y la ofensiva de Pain da pie a ver de nuevo a personajes secundarios chupando cámara. En un arrebato por la celebración de los 9 años Kishimoto decidió meter un colorspread con los 9 jinchuuriki, personajes que deberían haber copado gran parte del protagonismo de esta segunda temporada y donde solo han asomado el morro dos o tres con un “extensísimo” recorrido de un capitulo (Yugito o el viejo Roushi). La imagen que adjunto es precisamente esa, un coloreado que llega muy tarde como otras tantas cosas.


La pregunta ahora es: “¿Busca Kishimoto mayores dimensiones a su historia con intentos a la desesperada o debemos tomarnos esto como un espejismo temporal? Si es lo primero creo que irá en favor de la historia pero de ser una idea metida con calzador de escasa relevancia sería mejor ir cerrando el chiringuito para el décimo aniversario de la serie (2009). Pase lo que pase, me seguiré manteniendo escéptico ante lo que dibuje/guionice el señor Kishimoto.

Salu2!

PD
: A ver si en estas semanas se va decidiendo el rumbo…

PD2
: No OP last week; Danzou dice hola; empiezan las tortas en Bleach; Kardia sonríe ante Rada; Mashima plagia a Hancock con Evergreen; otro tio de WISE se presenta y se explican los sucesos de Syaoran.

PD3
: Ya me felpan en el FFXII de PS2 y acabo de empezar. ¡Bien!

3 comentarios:

arquetipo dijo...

Estoy completamente deacuerdo, Kishimoto ha reducido todos sus personajes y todo su mundo a la relación de Saske y Naruto. Lo peor es lo que esta a causado al resto de la historia y personajes.

El "protagonismo" de Naruto ha quedado reducido a una obsesión casi enfermiza por Sasuke, limitandose a su papel de inutil, olvidando sus objetivos y evitando que interfieran con la promesa de traer a su amigo.

Kishi podria haber jugado a confrontar a la Tsunade con Naruto. En lugar de eso, Tsunade se ha convertido en el peor hokage, consintiendo a Naruto sus caprichos sobre la seguridad de la villa. Itachi se ha convertido en una especie de antihéroe, del que nada se intuía, solo para darle a Sasuke un motivo para la venganza. Lo peor es el trato a Orochimaru, personaje que sobraba y al que ha quitado de enmedio (por ahora) de una forma humillante.

Nunca me ha gustado Saske, me parece que tiene un buen transfondo, pero como personaje me parece soso, sin carisma y bastante cargante. Pero en esta segunda parte ha quedado reducido a una especie de adolescente taumatizado que echa la culpa al mundo de su desgrácia. Para colmo Masashi desaprobecha páginas en ver como se pone una capa, o reciben un golpe visto desde diferentes angulos. Pretende infundir profundidad al personaje, pero solo malgasta capitulos con Sasuke diciendo chorradas sobre el odio. Sus acciones nunca tienen consecuencias negativas sobre él o los demás, y pese a lo que muchos opinan, esto lo convierte en un pesonaje bastante plano.

A eso hay que añadir el ritmo de narración extremadamente lento. El desarrollo temporal mal llevado, probocando cosas como la pérdida de emotividad a la reacción de Naruto a la muerte de Jiraya. Las peleas han quedado reducidas a una sucesión de megatécnicas; como máximo esponente la, para mi decepcionante, Sasuke vs Itachi. Giros de guión imposibles y desaprobechamiento de secundarios ( mucho mejores que el trío protagonista ).

Quizás sea la propia editora la que haya trasfomado así este shonen, pero personalmente creo que Kishimoto esta cansado de su serie. Quizas con la invasión de Konoha vuelva el espiritú de la primera parte, pero yo tambien he perdido la confianza en Mashashi Kishimoto.

Xesu dijo...

¡Bienvenido arquetipo!

(SPOILERS)

Bastante de acuerdo con lo que dices. El caso de Sasuke es bastante problematico puesto que su evolución se ha decidido entre Kishimoto y sus fans (representado por los editores). El chaval no vende mal por Japon y su protagonismo ha ido creciendo de forma exponencial perjudicando al resto y a Naruto.

Kishimoto lo quiere de rival de Naruto y se saca cualquier idea que lo acabe enfrentando aunque con ello se rompa cualquier intento de coherencia. A mí me gustaba más el Sasuke de la primera parte mucho más humano que éste que parece un vengador de la vida xD Lo tendremos hasta en la sopa, nos guste o no.

Los personajes secundarios es otro problema del autor. No salen y si salen no hacen nada. Solo se salva Shikamaru y poco más.

Sobre Tsunade hay un poco de todo. Es un personaje de clara transición y simplemente cree en Naruto ciegamente. Sus ideas al final no parecen de lider de villa. El papel de Tsunade por ahora prefiero no mojarme.

Y luego Akatsuki ninguneada. Con lo que estos tios vendían y ahora parece que sobran xD Solo quedan 5 y en breve serán menos.

La confianza en esta serie la perdí después de la saga de los Inmortales pero intentaré ser optimista con la invasion de Pain.

Veremos.

Anónimo dijo...

Pues para mi naruto es una de las mejores mangas del momento y porque no decirlo la mejor, me gusta mucho la forma como los personajes principales mueren para evitar lo aburrido y obio, kishimoto es impredesible, y el que escribo este articulo solo tiene razon en una cosa, la opsecion que nuestra naruto hacia sazuke, pero eso lo hacen en el anime, en el manga no se mira mucho, para mi el anime es muy malo, pero el manga es la lecho, felicitaciones a kishi!!