martes, 12 de julio de 2011

Criticas cinéfilas (LXVI): Airbender, el último guerrero


Dirección: M.Night Shyamalan
Año: 2010
NOTA: 4

Sinopsis. Aire, Agua, Tierra y Fuego son cuatro naciones enlazadas por el destino cuando la Nación del Fuego declara una brutal guerra a las demás Naciones. Tras un siglo de lucha, no parece haber esperanza de que algo pueda cambiar este entorno de destrucción. Aang (Noah Ringer), el más reciente sucesor del ciclo del avatar, deberá viajar por el mundo hasta llegar al polo norte, junto a Katara (Nicola Peltz) y a Sokka (Jackson Rathbone), para aprender a dominar los 4 elementos (principalmente el agua control) y acabar con la guerra. (Filmaffinity)

Casi he postergado esta entrada un año y casi ya había desistido de hacerla pero recientemente he vuelto a ver la película que enemistó para siempre a crítica y a M.Night Shyamalan: The Last Airbender. La película no es original del director hindú sino una adaptación de una de las series de animación más prolíficas de la Nickelodeon: Avatar. Se desistió por parte de la producción firmar la película con ese nombre debido a la llegada del Avatar de James Cameron pero parece que de cara a taquilla tampoco le afectó demasiado obviar su título original pues conquistó unas cifras nada despreciables para lo escaldada que salió la película de la crítica americana (y del resto del mundo). Esta película es la incursión de Shyamalan en los terrenos del cine infantil/juvenil y eso ya de entrada resulta chocante viendo los títulos precedentes del director. Y cómo era de esperar anda loco perdido durante toda la película. No sabe manejar ni guión, ni montaje, ni personajes ni el ritmo de la misma lo que la convierte en un pequeño despropósito dentro de su filmografía. A ver, vayamos por partes:

Guión. La serie original de Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko es la del típico shonen japonés donde un elegido, Aang, resulta ser la reencarnación del Avatar, la figura que traerá la paz y la estabilidad entre las cuatro naciones. La propuesta es sencilla y me resultaría irónico, por lo sobado ya del tema, que alguien como Shyalaman se viera con dificultades para adaptar un texto así. Pues bueno, las tiene. No encuentra la manera de contar la historia de forma cohesionada ni tiene interés en investigar sobre lo que cuenta. Por ejemplo, las diferentes representaciones de las regiones aparecen y no hay el más mínimo interés en saber qué piensa un mísero habitante de una villa reprimida como la Tierra. Sólo hay una pequeña inmersión en las aspiraciones de la nación del fuego pero lo demás queda totalmente descuidado. Podríamos seguir con la historia de Aang y los nómadas del aire, la repentina relación de la princesa del agua y Sohka(¿?), el origen del bisón volador (¿?)…etc. Parece mentira que M.Night falle con cosas tan nimias. Inexplicable.

Montaje. Seguramente lo peor de la película. No hay cohesión ninguna entre las diferentes partes. En un momento estás en un sitio, luego en otro y cuando ya estás situado te meten en un mundo de los espíritus por las buenas que nadie es capaz de explicar. Es como si faltaran trozos explicativos a cada paso que da la historia. No se puede contar nada así por mucha voz en off que intente subsanar el problema y evidentemente el ritmo es el mayor perjudicado.

Personajes. No transmiten nada y es una pena porque si los personajes hubieran tirado bien del carro hubieran evitado un poco el descalabro. Noah Ringer (Aang) aguanta el tipo como puede pero es que difícilmente salvaría ninguna interpretación. Katara prometía pero se diluye según pasan los minutos y Dev Patel se ahoga en constantes repeticiones de su “problema”. La frialdad con la que se presentan todos los personajes no invita a quererlos ni a saber nada de ellos. El más salvable tal vez sea Iroh, el tío de Zuko. Insisto, una pena. Y tampoco ayuda el doblaje de Aang o Katara.

Pero por suerte no todo es tan malo. Hay una pequeña parte de calidad en esta película que se traduce en tres cosas: ambientación, espectáculo y James Newton-Howard. La primera es bastante decente y se consiguen algunas vistas y encuadres bastante espectaculares. La segunda se resume en algunas escenas de acción bastante interesantes y alguna secuencia de cierta belleza (la del ritual de Katara y Aang con una cámara que los sigue mientras un manto de ceniza se aproxima es muy digna). Y la tercera ya es una constante en la ecuación Shyamalan, que no es otra que la música de Newton-Howard. Grandes partituras que rozan el notable.

En resumidas cuentas, es una película que falla en su ejecución y no es perdonable para el realizador que está detrás. Esta película tenía que haber sido “La joven del agua” comercial que hubiera restituido la imagen del hindú tras la fallida “El Incidente”. Pero nada, otra vez será.

Salu2!

PD: Próxima critica los X-Men

3 comentarios:

Yer_Soul dijo...

Es bastante normalita, sí, entretiene pero es mas topica que nada^^

key dijo...

¿Sabes esas personas que leen como si estuvieran a punto de dormirse? Así habla el prota.

Xesu dijo...

Yer_Soul. Es demasiado normalita, quizás ese sea su mayor problema. De M.N.S se espera algo de más entidad xD

key. Exacto xD El pobre Noah Ringer no ha tenido un buen doblaje, no xD ¿En original también hablará durmiendose? xD

Salu2!