sábado, 24 de mayo de 2008

Ivrea… ¿y la inflación?



Permitirme una breve entrada para hablar sobre la decisión de Ivrea de subir los precios de sus colecciones manga. Es un tema espinoso y no es mi intención polemizar con estas noticias pero si me gustaría rebatir el argumento que esgrimen para dicha subida, el IPC.


Primero dejo parte del texto del señor Artigas que dice lo siguiente:



“…En los próximos días informaremos correctamente de la situación actual y futura de los precios de todas las series; ya que no será algo uniforme ni que afecte a la totalidad de los títulos. Por ejemplo, shonens que ya estaban desde el principio a 8 euros, caso Eremental Gerad, mantienen ese precio intacto. Tampoco sufrirá aumento alguno una amplia gama de otros títulos. Así mismo los números antiguos no tendrán ningún cambio de precio.

Por favor, antes de juzgar, tened en cuenta que los mangas que publicamos a lo largo de los últimos 6 años han subido MUY pero MUY por debajo del IPC. Si bien apostábamos por continuar con esta política, la situación se ha hecho insostenible este año, debido a la caída que se está observado en las ventas y la persistente inflación general.

De todas formas, podemos confirmaros que, a líneas generales, los shonen y shojos no superarán los 8 euros como precio de venta en ningún momento y sólo los seinen tendrán valores superiores. Estos precios de 8 euros son precios que ya aplican desde hace años a este tipo de productos otras empresas del sector desde tiempos tan lejanos como 2002 (y cuyas series han vendido excelentemente)…”



Bueno, otra editorial que sube precios y lo peor, dejando todo su catalogo por encima de los 8 €. Justifican dicha subida porque en los últimos 6 años no lo habían hecho (MENTIRA) y claro, esgrimen una pérdida de poder adquisitivo por subidas del IPC que hasta ahora no habían contemplado (MENTIRA). Esta es la segunda subida de precios de Ivrea en año y medio que ya es un dato a tener en cuenta pero lo más interesante es que se apoyan en el IPC y esa famosa frase de “la vida sube”. Y ante todo esto uno se pregunta: ¿Seguro que es el IPC? ¿Sabemos que los datos de inflación son variables cíclicas y no en constante crecimiento? ¿Sabemos qué consecuencias tiene dicha medida sobre la demanda? Es un interesante debate que se vuelve a reabrir en este país y que comienza a complicarse. Gente dispuesta a comprar habrá siempre pero, ¿a qué precios?



Hay dos datos que comenta Artigas en el blog de Ivrea que para mí son la verdadera causa, las malas ventas y la saturación de títulos. Y me pregunto otra vez, ¿es tan difícil ajustar y revisar los costes que genera un manga? Y si sabéis que habéis colaborado en la saturación del mercado, ¿por qué licencias títulos sin parar que van a tener poca salida formando stocks y aumentando costes? Este debate daría para varias hojas pues podríamos también meternos a hablar del manga como producto especializado, del porqué sigue teniendo una promoción tan nula o de las políticas de precios tan heterogéneas del “mundillo” pero eso para otro día.



Resumiendo, menos subidas y más ajustar costes si hay vacas flacas. Las consecuencias de una crisis no solo afecta al oferente por lo que conviene revisar la política editorial. Si el catalogo actual no funciona revisarlo. Un poco de autocritica nunca viene mal y sí, es cierto que hay shonens de la competencia a 8 € pero también los hay a 5,50 € por lo que sería preferible buscar otros argumentos.



Salu2!


PD: Y las otras déjalas estar también: Madreh Sarah y Kanzenban de Kenshin a 12 €. Ambas reediciones. ¿Qué futuro tiene este mercado?


PD2: Vaya tela el Chikilicuatre…xD

5 comentarios:

Jeparla dijo...

Lo peor es que las dos reediciones las queria. A ver que hago al final...

eter dijo...

Pues yo quería Kenshin... pero por ese precio, y habíendome gastado ya un dineral en los DVD´s....

Me parece a mi que me lo voy a pensar, que ya va a caer Nodame y tengo que ir ahorrando.

En fin, si sacaran menos basura quizás veían que traer... no se, Beck es más rentable que la colección de culos y tetas con las que nos suelen obsequiar.

pd: Perrea, perrea!!

Raistlin dijo...

Para ser justos, tanto Kenshin como Madre Sarah no son reediciones. No van a vender los mismos tomos otra vez, que sería una reedición, sino que han comprado una edición distinta para editar una serie de nuevo. La licencia hay que pagarla otra vez.

Comprar una edición distinta (y encima de lujo) tiene su precio... Cosa que no quita para que 12€ me parezca caro por un manga de 240 páginas ¿eh? xD

Respecto a lo de Ivrea, estoy muy de acuerdo con tu comentario. Yo también veo la causa en las malas ventas de unos títulos muy poco atrayentes (opinión personal, que conste), frente a todo lo que ofrece la competencia.

Xesu dijo...

Evidentemente Madre Sarah y Kenshin no son reediciones al uso. La de Kenshin es un kanzenban y la de Madre Sarah una edicion en tomos completa. Quizás reedición no era la mejor palabra pero lo que vengo a decir es que son dos series que ya han visto la luz en este país por lo que ajustar precios creo que era la mejor opción a pesar de pagar la nueva licencia. A esos precios es probable que mucha gente se quede con las antiguas.

Jeparla, yo tb estaba interesado en la dos pero se sale de mi presupuesto. Ahí se van a quedar.

Eter. Exacto, tb se viene Nodame en breve y lo mismo la sacan mensual por lo que todavía se complica más el pillar estas ediciones.

Y totalmente de acuerdo sobre Ivrea, teniendo series como Beck y otras todavía sin licenciar y siguen hinchando su catalogo con tetas y culos. Por ahora seguiré con Vagabond y Real pero ahí queda la cosa. Kekkaishi tendrá que esperar.

Raist. Es que es eso, encima 12 € por 240 hojas xD Si fueran como los Big Manga de Lamu todavía...

Y bueno, Ivrea se ha justificado con el IPC cuando esa subida será debida a otros motivos que saben perfectamente cuales son. En fin...

Mikel dijo...

Y el IPC volvió a aparecer, desde luego Glénat ha creado escuela...Es curioso porque precisamente se comentaba que a Ivrea, esto de traer títulos de tetas y culos le estaba saliendo realmente bien, pues atraía a un buen número de consumidores jóvenes, y precisamente insistían más y más en esta línea editorial. Ahora resulta que tras una primera subida no hace demasiado, hay necesidad de subir más por el IPC, desde luego de qué manera en un año se ha convertido esto en un factor determinante. Resulta que ahora las ventas van mal, y si tan mal iban, ¿por qué no paraban de licenciar truño tras truño? no lo entiendo.

Tiene también gracia que comenten que es que en 6 años los mangas han subido muy por debajo del IPC, como si fueran baratos oiga, lo que hay que leer.

A mí todo esto me huele a que el mercado está creciendo, y claro, hay que intentar sacar tajada, cuanta más posible,y para ello se recurre a argumentos sin fundamento alguno para que el pobre aficionado, que acabará comprando igualmente, pase por el aro, y lo peor es que en muchos casos es lo que ocurre...

Eso sí, si los argumentos de Ivrea son ciertos, más les vale cambiar su línea editorial, porque si les va mal, la culpa es única y exclusivamente suya, por demostrar un gusto de lo más rancio a la hora de licenciar series, y encima le hacen pagar al consumidor su mal gusto, se necesita tener jeta. También les quiero hacer una pregunta, no solo a Ivrea, sino a otra editorial que también en su momento hizo lo mismo, e incluso peor, y la pregunta es:

¿bajarán el precio del manga si el IPC vuelve a niveles más normales?

Esta pregunta harán oídos sordos, pero ahí queda, pues siempre pasa lo mismo, subir precios es muy fácil, pero bajarlos hay que ver como cuesta siempre en este mundillo...

PD: Kenshin, que en cualquier caso, iba a vender como rosquillas, es un caso más del desangramiento que Glénat quiere aplicar a sus consumidores, podrían haberlo puesto a menor precio, que dudo que fueran a perder dinero precisamente, pero claro, la avaricia de esta editorial está llegando a unas cotas que apaga y vámonos, imperdonable lo de esta edición. Madre Sarah al menos no son tantos tomos dentro de lo que cabe, y no es un superventas como Kenshin, que yo sepa.