lunes, 5 de noviembre de 2012

¡No cambies Shigeru!



Hoy podría haber hablado de muchas cosas: del Resident Evil Revelations, de lo troll que es Kubo Tite, de los 112.000 visitantes al Salón del Manga de BCN (¡joder, creo que solo faltaba yo O_O!), del asco políticos que tenemos, del sonido irritante que hacen los colmillos en True Blood o de alguna película de mi recamara pero lo cierto es que me apetece dedicar un editorial al señor Miyamoto que lo hemos tenido aquí recogiendo el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2012 y me parece reseñable.

Shigeru Miyamoto para mí es un referente cultural. Así, en plata. Un hombre cuyas creaciones han traspasado tiempos y barreras para instalarse en la sociedad tiene que serlo. Él quería dibujar manga y acabó dibujándolo electrónicamente, y como ha reconocido en multitud de ocasiones, no le detuvo para continuar desarrollándose como ilustrador y perfeccionar su capacidad de expresión. Es un hombre que continua expresándose a través de sus creaciones, como todo artista que se precie y que sigue buscando nuevas formas de hacerlo. Alguien así merece todos mis respetos y entiendo su trascendencia dentro del mundo del videojuego donde ha sido exponente fundamental en su concepción. Y aunque para muchos ya es historia, para mí sigue siendo alguien de mucha relevancia que sigue con ganas de embarcarse en proyectos novedosos y trabajar sobretodo para que el videojuego sea cada vez más reconocido por todo el mundo. Se merece el premio este, los que ya tiene y los que estén por llegar. Porque uno puede no estar de acuerdo con que el videojuego abra vías para su reconocimiento social pero sí debería reconocer el camino del señor Miyamoto, es decir, el de la búsqueda y entendimiento que esta industria, que mueve más pasta que la cinematográfica, deba quitarse caretas y responder a aquellos que lo miran con cierto desdén e incluso desprecio. Hace poco leía en prensa generalista que cubría el evento de los Príncipes de Asturias que el videojuego era violencia y pasatiempo improductivo y lo complicado que resultaba encuadrar la figura de Shigeru en estos certámenes. Así tal cual, obviando las generaciones que con Marios, Zeldas, Donkey Kongs y demás fauna han crecido y se han divertido e incluso se han “socializado” (este concepto que tanto le gusta a Iwata) con otros compartiendo sus experiencias y emociones. Por esto se premia a ‘Miya’, por crear experiencias para la gente, por abrir mercados y mentalidades e ir abandonando el inmovilismo y el oscurantismo de algunos que se preocupan en exceso de que Pe y Mo jueguen con el nuevo Layton y no del flaco favor que hacen a su “querida” industria mirándose al ombligo.

Será muy difícil que el videojuego obtenga reconocimientos generalistas, de cierta dimensión social, que siempre estará más cerca del ocio que de la cultura y eso será así hasta el fin de los tiempos, pero si alguien ha conseguido traspasar barreras ese ha sido Shigeru Miyamoto y la gente que ha trabajado con él. A pesar de sus errores (que es humano y los tiene) no entiendo la industria sin el trabajo de este hombre y, por suerte, aún parece que hay gente que lo ve. Ahora a esperar sus próximos proyectos (Pikmin 3 retocando cositas para tenerlo en las mejores condiciones posibles en 2013 y otro proyecto del que no se sabe nada salvo que es un juego pequeño de cosecha propia). En ambos volverá a dignificar su profesión, no tengo duda.

Salu2!

4 comentarios:

Arquetipo dijo...

Visto desde fuera, me parece hay una especie de "sectarismo" dentro del jugador clásico. De que solo hay un forma de entender el videojuego. Entiendo que el camino que ha seguido Nintendo moleste a su jugador tradicional, pero no esa especie de fobia a expandir esa afición a un público que solo busca entretenimiento. Y, al fin y al cabo, Miyamoto es la cara más visible de la marca.


Pd: Eso si. Miyamoto, majo, te hemos dado un señor premio... tráenos un conciertillo del aniversario este de Zelda. Que seguro que te dejan xD

Roy Ramker dijo...

Se pueden decir muchas cosas, pero solo diré que Miyamoto siempre será el más grande, no se pueden entender los videojuegos sin él.

Ya no se trata de que te gusten sus juegos o no, es imposible negar su influencia e importancia, y para ello, solo hay que ver cuales son los juegos más conocidos a nivel mundial o escuchar/leer a la mayoría de diseñadores de videojuegos quien es su diseñador favorito.

otacon-san dijo...

¡Grande Shigeru! Premio merecidísimo. Y oir al Príncipe decir cosas como "manga", "Super Mario Bros" o "La leyenda de Zelda" es sublime xDD

Xesu dijo...

Arquetipo. El jugador tradicional (en el que nos podemos incluir muchos) tiene que ser un jugador que debería ver con buenos ojos que los videojuegos amplien su espectro social. Si ya nos ponemos en contra de eso mal futuro le veo yo a esta industria.

Y es verdad que Nintendo está un poco en la complacencia de las ventas y algunos de sus productos claves no están lo trabajados que deberían pero a lo tonto te salen unos 30 juegos "hardcore" de notable para arriba en Wii que no es menos de lo que ya se vio en Gamecube. Es muy relativo el malestar del nintendero hardcore, la verdad xD

PD: Ya ves. Nos podían traer un concierto memorable y nos tinen a dos velas ¬¬

Roy. La verdad es que Miyamoto es fundamental y me sigue sorprendiendo que la gente le cuestione, incluido los nintenderos tradicionales. Hace poco leí a gente decir que Sakurai era mejor o que sin estar involucrado en los Mario Galaxy han salido esas dos obras maestras...
Yo veo compatible decir que Miyamoto es fundamental y al mismo tiempo valorar que la nueva sabia (o vieja) de la compañia es sobresaliente. Una cosa no quita la otra.

Ota. Yo creo que al principe le molan los videojuegos porque se le nota entendidillo en la materia xDDD Que le inculque a sus hijas el Mario y Zelda y habrá ganado unos puntillos xD