domingo, 9 de junio de 2013

La final fue la primera semifinal



Rafael Nadal Parera ha ganado hoy su octavo título de Roland Garros. Nadie en la historia lo ha conseguido y tampoco nadie había conseguido ganar un mismo GS tantas veces (8). Cada vez que escribo sobre Nadal ya parece que me repito, que si es historia viva del deporte, que si es un genio, que si el mejor deportista de la historia reciente, bla bla bla… Cada cual que lo valore como crea. Para mi es todo eso y más. Un ídolo, un referente del que no veremos otro igual en este país. Por eso conviene saber situar quien es este manacorí. Ha vencido a David Ferrer en dos horas y dieciséis por un resultado de 6-3, 6-2 y 6-3. Con este suma su decimosegundo Grand Slam (8 RG, 2 WB, 1 AUS y 1 EEUU). Y no hay quien lo pare. Cuando reapareció de la lesión había dudas de como volvería pero él ya las ha despejado todas: Indian Wells, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros. Es brutal la temporada que lleva y lo que falta aún por llegar. Me lo veo volviendo al número 1 más pronto que tarde. 

Por contra esta final deja a una víctima que es David Ferrer. A sus 31 años sigue sorprendiendo su regularidad y su entrega y es, precisamente a esta edad, cuando ha conseguido llegar a su primera final de un grande. Nadie le va a poder quitar eso y nadie le va a poder echar en cara nunca como aguanta en ese ranking infernal codeándose con monstruos de semejante talla. Sin embargo, todas sus carencias se han visto hoy sobre la pista. Nunca ha sido problema alguno para Nadal y todo lo que ha intentado ha sido insuficiente. Psicológicamente presionado, físicamente bloqueado y técnicamente desaparecido (a Nadal hay que jugarle fuerte y buscando líneas, no basta con devolverle). Así en la vida se puede ganar. 

Y ante una final tan previsible y descafeinada voy a acabar hablando de la primera semifinal del viernes: Nadal-Djokovic. Ese partido fue la verdadera final, la batalla que tocaba ver hoy. Una delicia deportiva, un evento épico que exigió de los tenistas su mejor versión física y técnica y que jugó en todo momento con la incertidumbre del espectador. Seguramente el mejor partido del año a expensas de lo que pase en las próximas semanas. Por favor, quiero una final en Wimbledon épica, no pido que sea la del 2008 (¿el mejor partido ever?) pero tengo ganas de epicidad y de sufrir intensamente xD Nos vemos por la hierba. 

Salu2!

PD: El martes Nintendo Direct. Ahí os quiero ver xD